Sueños anaranjados

Si quieres dar a tu dormitorio la cálida vitalidad del anaranjado, te mostramos algunas opciones adaptables a tu estilo preferido.


Cálido por excelencia, el anaranjado es un color maravilloso para dar un toque de vitalidad al dormitorio, sea juvenil o matrimonial. La versatilidad de este tono permite crear atmósferas informales y vanguardistas, así como decoraciones más sobrias y señoriales. Sea cual sea tu estilo, si te gusta el anaranjado, es tu oportunidad para modernizar la decoración con uno de los colores de mayor tendencia esta temporada.

En dosis exageradas, el anaranjado puede resultar agobiante, sobre todo si la habitación no es de grandes dimensiones. Por esta razón, no es necesario que lo tiñas todo de este color: con algunos complementos lograrás esa templada intensidad que solo el naranja puede brindar, pero en las medidas exactas para que no sature.

Pared pintada

La mejor forma de dar una nota de energía  a tu dormitorio es pintando una de las paredes en color anaranjado, y dejando las demás en color blanco o natural. Esta opción de última moda es una solución muy práctica para quebrar la monotonía de las paredes, marcando el color temático de la habitación y sus accesorios.

Es importante que los cuadros y adornos de la pared estén en armonía con el anaranjado, por lo que trata de elegir piezas en la escala cromática del durazno, rojo, amarillo, salmón, bordeaux y, por supuesto, blanco y negro. Es aconsejable que la pared pintada de color sea la de la cabecera de la cama, ya que de ese modo será la de mayor destaque.

Juegos de cama

La ropa de cama es un elemento muy provechoso para dar un toque distintivo a la decoración. Con solo una sábana y fundas en anaranjado bien fuerte, un dormitorio sobrio y marmóreo se transforma en un reconfortante refugio para el descanso.

Cortinas cálidas

Una cortina anaranjada confeccionada en un material liviano dará un suave matiz de calidez a la iluminación del dormitorio, además de revestir una pared básica de un colorido encanto.

Lámparas colgantes

Y si se trata de dar calidez a la iluminación, qué mejor opción que unas lámparas chinas tipo globo. En este caso, los globos de papel anaranjados se combinan con otros en color natural, dando a un clásico dormitorio de bebé una ambientación más acogedora.

Almohadones

Cojines, pufs, almohadones de suelo… El almohadón es un elemento excepcional a la hora de dar un toque final a toda la decoración. Si quieres crear un entorno con destellos anaranjados, no dudes en forrar tus almohadones o tapizar un sofá cama en este color, integrado tramas lisas y estampadas.

Muebles pintados

Una manera sencilla y eficaz de reciclar muebles y revitalizar la decoración es pintándolos de un color vistoso. Es hora de que la mesita de luz, el escritorio, el armario o el perchero abandonen la tonalidad neutra de la madera y cobren la vitalidad del anaranjado. Para suavizar la potencia de este color, puedes combinar la pintura con blanco o amarillo. No es necesario que pintes todo el mobiliario de naranja: con solo algunas piezas bastará para dar energía positiva a tu habitación.

Combinaciones

Un eterno truco para aportar variedad a la decoración y atenuar el efecto ultra-poderoso de un color cálido como el naranja, es combinarlo con otro color vivo. El azul, al ser su opuesto en la escala cromática y definirse como color frío, se combina naturalmente con el anaranjado dando óptimos resultados en un dormitorio juvenil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *